Rio de Janeiro.  La inflación mensual de Brasil se desaceleró en febrero hasta alcanzar su nivel más bajo para un segundo mes del año en un lustro, dando margen al Banco Central para seguir bajando su tasa de interés.

El índice referencial de precios al consumidor IPCA subió un 0,45% en febrero respecto a enero, dijo el viernes la agencia oficial de estadísticas IBGE.

Esta cifra fue la más baja desde el 2007, cuando los precios subieron un 0,44%.

El Banco Central de Brasil sorprendió al mercado esta semana al recortar su tasa Selic en 75 puntos básicos, a un 9,75%, tras cuatro rebajas de 50 puntos básicos desde agosto.

Los analistas esperan ahora otra fuerte baja en abril para que la tasa quede en el 9%, un panorama reforzado por las cifras de inflación de este viernes, que mostraron que la cifra a 12 meses se desaceleró por quinto mes seguido.

Se esperaba que el indicador registrara un alza del 0,44% mensual, según la mediana de las estimaciones de 37 economistas consultados en un sondeo de Reuters, que fluctuaron entre un 0,35% y un 0,5%.

Los precios al consumidor medidos por el IPCA se elevaron un 5,84% en 12 meses a febrero, en línea con la previsión central del sondeo.