La inflación en Brasil en junio subió al 0,79%, con lo que acumula un aumento del 6,17% en el primer semestre del año y del 8,89% en la comparación interanual, siendo ambas las más elevadas desde 2003, informó el gobierno.

Según los datos presentados por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE); la inflación en junio en el mayor país de América Latina superó la de mayo (0,74%) y fue la más alta para un mes de junio desde 1996.

Con ello, el aumento del Indice de Precios al Consumidor Amplio (IPCA), que mide la inflación en Brasil, fue del 6,17% entre enero y junio, superando el 3,75% del mismo período del año pasado y siendo el mayor para un primer semestre desde el 6,64% de 2003.

El aumento de los precios en los últimos 12 meses hasta junio fue del 8,89%, el más elevado desde el 9,30% que hubo en 2003.

Según el IBGE, el principal motivo del aumento de la inflación en junio fueron los gastos personales (+1,63%) y los de la vivienda (+0,86%).

La inflación es la principal preocupación del gobierno brasileño este año, que según el mercado financiero, debe superar el 9%, muy por encima de la meta del 4,5% establecida por el Ejecutivo y del límite del 6,5% previsto.

Para intentar frenarla, el gobierno brasileño ha intentado controlar en los últimos meses el alza de los precios con el alza de las tasas de interés, las cuales están en su mayor nivel en casi nueve años.