Santiago. Chile habría cerrado el 2017 con una inflación acumulada del 2,3%, su menor registro en cinco años, ante una debilitada demanda interna en medio de la fase de desaceleración que enfrentó la economía durante gran parte del año, mostró este jueves un sondeo de Reuters.

La cifra anual se daría luego de un avance del 0,2% del Índice de Precios al Consumidor (IPC) en diciembre, según la mediana de respuestas de diez economistas y analistas. Los cálculos de los expertos fluctuaron entre alzas del 0,1 y 0,3%. El promedio también fue del 0,2%.

Con todo, el número acumulado en 12 meses se ubicaría en la parte baja del rango de tolerancia del Banco Central de entre un 2,0 y 4,0%.

El leve aumento previsto para diciembre ocurre luego de que el IPC ascendió un 0,1% en noviembre, un nivel en línea con lo esperado.

Según los consultados, los principales aportes al alza de diciembre habrían estado vinculados a productos de precios más volátiles, por lo que la lectura de inflación subyacente podría ser menor.

"La inflación anual está subiendo como se esperaba, mientras que la subyacente todavía esta debajo de 2%", dijo Pedro Tuesta, economista senior para América Latina de Continuum Economics.

"El Banco Central tiene espacio para dejar las tasas sin cambio y si la recuperación (económica) decepciona, podría indicar que puede aumentar el impulso monetario", agregó.

El ente rector dejó estable en diciembre la Tasa de Política Monetaria (TPM) en 2,50%, como esperaba el mercado, pero admitió que los riesgos de una convergencia más lenta de la inflación a la meta podrían llevar a un mayor estímulo.

Lo anterior podría verse acentuado por un reciente fortalecimiento de la moneda local frente al dólar. Actualmente, el peso cotiza cerca de máximos de más de dos años y medio frente a la divisa estadounidense, lo que reduciría el valor de bienes importados clave como los combustibles.

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dará a conocer la lectura de inflación de diciembre el lunes a las 8.00 hora local (1100 GMT).