Londres. Los precios de consumo en los 16 países que utilizan el euro subieron en julio a su mayor ritmo en 20 meses, con lo que la inflación vuelve a estar en línea con la definición de estabilidad de los precios del Banco Central Europeo.

La agencia oficial de estadísticas de la Unión Europea, Eurostat, indicó que la estimación adelantada del Índice de Precios de Consumo en la eurozona subió a 1,7% interanual en julio, como esperaban los economistas. En junio, el IPC se situó en 1,4%.

La cifra de julio es la más elevada desde noviembre de 2008, cuando se marcó 2,1% interanual.

El repunte de la inflación en la eurozona refleja en gran medida la aceleración de los aumentos de precios de los alimentos y la energía, según los analistas.

En España, los precios de consumo subieron 1,9% interanual en julio, frente a 1,5% de junio. En Alemania, la inflación fue de 1,2%, frente a 0,8% del mes anterior.

El BCE define la estabilidad de los precios como una inflación ligeramente por debajo de 2%.