La tasa de inflación interanual en el conjunto de la OCDE se ralentizó hasta el 1,1% el pasado diciembre, cuatro décimas menos que el mes anterior, principalmente por la caída de los precios de la energía.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) indicó en un comunicado que el descenso del precio de la energía se situó ese mes en el 6,3%, frente a la caída interanual del 2,2% registrada en noviembre.

La inflación interanual, según la OCDE, se ralentizó o fue estable en las principales economías de la organización, y bajó al 0,2% en la zona euro, frente a la subida del 0,3% del mes anterior.

En las principales siete economías del organismo, la inflación anotó un descenso de cinco décimas en Canadá (1,5%), EEUU (0,8%) y Gran Bretaña (0,5%), de cuatro en Alemania (0,2%) y de dos en Francia (0,1%) e Italia (0%), mientras que se mantuvo estable en Japón (2,4%).

La inflación interanual en los países del G20, por otra parte, se situó en diciembre en el 2,8%, y reflejó, según la OCDE, las divergencias entre las mayores economías del mundo.

Así, en Rusia alcanzó el 11,4 % (2,3 puntos más) y en Indonesia el 8,4% (+2,2); se ralentizó en Brasil (6,4%), en Sudáfrica (5,3%) y en Arabia Saudí (2,4%), y avanzó ligeramente en China (1,5%), la India (5,9%).

La inflación subyacente, que excluye los precios de la alimentación y de la energía, considerados los dos elementos más volátiles, se mantuvo sin cambios en el 1,8% en el conjunto de la organización, y avanzó una décima, hasta el 0,8%, en la eurozona, concluyó la OCDE.