México. El índice de precios al consumidor (IPC) en México bajó el 0,32% en mayo con respecto al mes anterior, lo que situó la inflación de los últimos 12 meses en 3,51%, informó el Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi).

El índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general debido a que elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, avanzó el 0,09% y dejó la tasa anual en el 3%, señaló la institución en un comunicado.

Los sectores que más incidieron en la variación fueron los productos agrícolas y ganaderos, cuyos precios aumentaron el 0,79%.

En contraste, los energéticos y las tarifas autorizadas por el gobierno retrocedieron el 3,06% como resultado de la entrada en vigor del esquema de tarifas eléctricas de temporada cálida en 10 ciudades.

Entre los productos genéricos con mayor aumento están el aguacate (15,4%), papa (11,1%), pollo (8,6%) y plátano (7,6%); mientras que los descensos más pronunciados fueron para el limón (46,8%), la electricidad (22,7%), la cebolla (19,2%) y el tomate rojo (16,4%).

El índice de precios de la canasta básica, que incluye un centenar de productos de amplio consumo popular, retrocedió un 1,08% y el acumulado en los últimos doce meses se situó en 4,6%.

México registró el año pasado una inflación del 3,97%, una tasa superior al 3,57% de 2012 y por encima de las estimaciones del banco central y las firmas de análisis financiero.

El Banco de México ha establecido una meta de inflación del 3% con variación de un punto porcentual al alza o a la baja, por lo que los resultados se ubican dentro de sus parámetros.

El débil crecimiento económico del 1,8% registrado en el primer trimestre de 2014 llevó al Gobierno mexicano a reducir su pronóstico de aumento del PIB del 3,9% al 2,7% al cierre de este año.

El Inegi también anunció hoy que en mayo el índice de precios al productor aumentó el 0,27% respecto a abril, mientras que en los últimos 12 meses se situó en el 2,84%.