México, Xinhua. Al cierre de este año, la inflación en México será menor al 4% y se prevé que en 2013 siga una tendencia a la baja para consolidar un punto convergente al 3%, informó el Banco de México.

Aún cuando la inflación se mantiene en niveles elevados hace meses, no existe evidencia que sugiera presiones generalizadas al alza sobre los precios provenientes de aumentos en las expectativas de inflación de mediano y largo plazo ni del mercado laboral, agregó el ente emisor.

En la minuta sobre la reunión de la Junta de Gobierno referente a las decisiones de políica monetaria, el Banxico dijo que de acuerdo con la encuesta mensual, el promedio de las expectativas de inflación para los siguientes cuatro años será de alrededor de 3,6%.

El promedio de las tasas inflacionarias para los siguientes cinco y ocho años, se mantiene en niveles cercanos a 3,4%.

Los miembros de la Junta señalaron que existen algunos riesgos al alza para la inflación en el corto plazo y en particular habría que estar vigilantes ante las presiones de los incrementos salariales, la proximidad de la negociación del salario mínimo y la reciente homologación de zonas económicas del país.

También estarán atentos a nuevos episodios de aversión al riesgo en los mercados financieros, lo que podría presionar al alza el tipo de cambio del peso frente al dólar, complicando la reducción de la inflación.

Los miembros de la Junta percibieron como riesgo para la inflación la posibilidad de que se presenten condiciones climáticas desfavorables que pudieran incidir sobre los precios internacionales de los granos y los alimentos, así como la brecha entre los precios internos y externos de la gasolina.

La Institución Central abordó la perspectiva económica internacional, caracterizada por una persistente debilidad. En Estados Unidos continúa el deterioro y en la zona euro la actividad registra contracción.