Ciudad de México. La inflación interanual de México se desaceleró hasta la primera quincena de marzo a su menor nivel en más de un año, dijo este jueves el Instituto Nacional de Estadísticas (INEGI), lo que reduce la presión para que el Banco Central suba su tasa de interés en la próxima reunión de abril.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor subió un 5,17% en tasa interanual en la quincena, frente al 5,23% de la segunda mitad de febrero, pero ligeramente sobre el 5,13% pronosticado por 14 especialistas en un sondeo previo de Reuters.

Este descenso es la lectura más baja para la inflación desde el 5,02% que registró hasta la segunda quincena de febrero del año pasado.

La inflación subyacente interanual, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, avanzó un 4,15% en la primera mitad de marzo.

Solo en la quincena, los precios aumentaron un 0,29%, mientras que el índice subyacente subió un 0,24%, dijo el INEGI.

El avance de los precios en la primera mitad de marzo estuvo asociado principalmente a un alza de los productos agropecuarios, los energéticos y las tarifas autorizadas por el gobierno, según el INEGI.

Luego de tocar máximos de casi 17 años en diciembre, la inflación interanual empezó a ralentizarse en enero, ayudada principalmente por un alza más moderada de los precios de los gasolinas respecto a incrementos anteriores.

La desaceleración a tasa interanual de la primera mitad de marzo podría restarle presión al banco central de seguir aumentando la tasa clave, al reforzar las expectativas de que la inflación seguirá bajando este año para alcanzar la meta de 3,0% en el primer trimestre de 2019.

Desde diciembre, Banco de México ha incrementado dos veces consecutivas la tasa de interés referencial a un día hasta el actual 7,50%, en un intento por frenar el avance de los precios.