El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó este martes que la inflación en el mes de mayo se ubicó en una tasa anual de 2,88%, lo que representa un nuevo mínimo histórico para le medición que se realiza desde 1969.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor se redujo 0,5% en el mes, en gran medida gracias a la aplicación del esquema de tarifas eléctricas de temporada cálida en 10 ciudades del país.

El INEGI informa que la inflación subyacente, que elimina productos con precios volátiles y concertados por el gobierno, avanzó 0,12% mensual a una tasa anual de 2,33%. Esto después de que el mes pasado tocó un mínimo histórico de 2,31%.

La inflación subyacente, que permite identificar presiones inflacionarias por el lado de la demanda agrega, refleja que la actividad económica del país se mantiene con un ritmo débil.

Por otra parte, la inflación no subyacente, que agrupa a productos agropecuarios, energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno, se redujo 2,40% a una tasa anual de 4,64%, por el efecto de las tarifas eléctricas mencionado.

De acuerdo con el Inegi, los productos que tuvieron una mayor incidencia a la baja en la inflación fueron la electricidad, el huevo, el jitomate, la cebolla y el limón.

Mientras que aquellos con incidencia al alza fueron la gasolina de bajo octanaje, la vivienda propia, el chile serrano, la papa y otros tubérculos, y la carne de res.