Lima. Perú cerró 2017 con una inflación anualizada de un 1,36%, la menor en ocho años, pese a un ligero repunte de los precios en diciembre, dijo este lunes el Gobierno.

La inflación del año estuvo casi en línea con las proyecciones de analistas consultados por Reuters. El alza es la más baja desde 2009, cuando el Índice de Precios al Consumidor (IPC) subió apenas un 0,25% en tasa anual.

La tasa anualizada, una de las más bajas de América Latina, está dentro del rango meta del Banco Central de entre un 1% y un 3% y bajo el 3,23% de 2016.

A mediados de diciembre, el presidente del Banco Central de Perú, Julio Velarde, había dicho que el país minero finalizaría el año con una inflación de un 1,4%, moderando su previsión desde un cálculo anterior de un 1,8%.

Analistas afirman que el consumo interno relativamente bajo y la estabilidad de la moneda peruana, el sol, incidieron en el desempeño de la inflación.

En diciembre, la inflación fue de un 0,16% mensual, luego de tres meses consecutivos de bajas de precios, dijo el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), lo que se explicó por un aumento de los valores del transporte y de los productos avícolas por las fiestas de fin de año.

La desaceleración de la inflación ocurre en un año de debilidad de la economía local por desastres naturales y un escándalo de corrupción que frenó las inversiones públicas y privadas en infraestructura.