La inflación en Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil, se desaceleró inesperadamente en julio porque se frenó la subida de precios en los alimentos y porque el sector de vestido reportó deflación.

El índice IPC-FIPE avanzó un 0,13% el mes pasado, frente al alza del 0,23% de junio, dijo el jueves el FIPE, el instituto de investigación económica de la Universidad de Sao Paulo.

Los analistas esperaban una subida del 0,22%, según la mediana de un sondeo entre 13 analistas.