El Banco Central de Uruguay (BCU) fijó la inflación como "el centro de las preocupaciones de la política económica" del país al mantenerse por encima del rango objetivo, según comunicado oficial hecho público tras la reunión del Comité de Política Monetaria (COPOM).

"Tanto la inflación efectiva como las expectativas de los agentes, si bien ambas han experimentado un descenso, se mantienen por encima del rango objetivo, por lo que la inflación continúa en el centro de las preocupaciones de la política económica", comunicó el BCU.

El resultado de la suma de la emisión de dinero en poder del público, los depósitos a la vista y las cajas de ahorro del público en el sistema bancario (agregado M1), que el que se usa como referencia de la política monetaria, habría crecido en el orden del 7,2% interanual en promedio en el trimestre octubre-diciembre.

"Tasa que ha estado por debajo de la referencia indicativa", dijo el COPOM.

Por ello, el organismo monetario decidió ratificar las políticas monetarias contractivas y fijó para el trimestre enero-marzo un indicativo de crecimiento del agregado M1 a un promedio trimestral de 7%-9% interanual.

El COPOM seguirá monitoreando la situación hasta su próxima reunión, que tendrá lugar la última semana de marzo de 2015.

"Durante este periodo, el BCU utilizará todos los instrumentos que coadyuven a reducir el ritmo de crecimiento de los precios" y tratará que "la volatilidad financiera internacional" afecte lo menos posible al mercado doméstico", concluyó.

Al margen de la inflación, el COPOM habló de una economía uruguaya que se expande y que "presenta tasas de actividad que siguen estando por encima del promedio de la región".

"Las perspectivas lucen más auspiciosas para Estados Unidos, pero ni para Europa ni para Japón se prevé una dinamización de sus economías, mientras que se espera que China consolide una tendencia de cierta desaceleración", afirmó el BCU.