La inflación interanual de México se aceleró a un 2,72% en la primera quincena de julio, más de lo esperado por analistas y tocando su mayor nivel en cinco meses, debido en gran medida al aumento en el precio de las gasolinas, mostraron el viernes cifras oficiales.

Analistas consultados por Reuters estimaban una aceleración de los precios al 2,66% en la primera mitad de julio.

No obstante, siguen en línea con el objetivo del banco central de un 3%, con un diferencial de un punto porcentual arriba y abajo de la cifra.

El índice subyacente -el referente en las decisiones de política monetaria- se ubicó en un 2,99% en la primera mitad del mes interanual, apenas encima del 2,97% del periodo inmediato anterior, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El índice de precios al consumidor de México subió un 0,28% en la primera quincena de julio, mientras que el indicador subyacente subió un 0.11% en ese periodo, dijo INEGI.

El Banco de México (central) dijo la semana pasada estar dispuesto a seguir ajustando la política monetaria si detecta riesgos para la inflación por la reciente depreciación del peso, ante expectativas de una mayor incertidumbre en los mercados internacionales.

La entidad monetaria subió el 30 de junio en medio punto porcentual su tasa clave de interés para evitar que la reciente depreciación del peso se traduzca en presiones inflacionarias, en medio de un deterioro de las condiciones externas.