La inflación interanual de México se aceleró en la primera quincena de mayo a 6,17%, su mayor nivel en más de ocho años, una lectura que deja la puerta abierta al banco central para continuar endureciendo su política monetaria en los próximos meses.

La tasa de inflación que publicó el miércoles el instituto nacional de estadísticas, INEGI, superó el pronóstico de analistas del 6,10% según un sondeo de Reuters, y se ubicó por encima del 6,01% registrado en la segunda quincena de abril.

La cifra es la más alta para la inflación desde el 6,20% que registró hasta la primera mitad de abril de 2009.

La semana pasada, Banco de México (central) elevó en 25 puntos base la tasa interbancaria de referencia, a 6,75%, a fin de anclar las expectativas de inflación y evitar contagios al proceso de formación de precios de la economía.

El banco central ha más que duplicado el nivel de la tasa clave desde diciembre de 2015, y los futuros de las tasas de interés muestran que algunos participantes del mercado esperan un nuevo incremento de 25 puntos base en la reunión de política monetaria programada para junio.

En la quincena, los precios cayeron un 0,34%, debido principalmente a la entrada en vigor de los subsidios de verano en las tarifas eléctricas.

La inflación subyacente, considerada un mejor parámetro de medición al eliminar productos de alta volatilidad, tuvo un incremento interanual de 4,75%, mientras que en la quincena el indicador subió 0,15%.

Dentro del índice de precios subyacente, los precios de las mercancías aumentaron 0,26% quincenal y los de los servicios 0,06%.

Banco de Méixco (Banxico) mantiene una meta de inflación de 3%+/- un punto porcentual, por lo que la tasa anualizada alcanzada por el índice de precios en la primera quincena de mayo la duplica.

La entidad monetaria prevé que durante 2017 la inflación se ubique por encima de la cota superior del intervalo de variación, para empezar a converger a su objetivo en los últimos meses del año y durante 2018.