La inflación interanual de México se desaceleró hasta mayo a su menor nivel en 17 meses por una baja en las tarifas eléctricas debido a subsidios en la temporada cálida y un declive de los precios de algunos productos agropecuarios, dijo este jueves el instituto nacional de estadísticas INEGI.

El índice nacional de precios al consumidor marcó un alza interanual de 4,51% en mayo frente al 4,55% de abril. La cifra resultó mayor al aumento de 4,43% pronosticado por 13 especialistas en un sondeo previo de Reuters.

Se trató de la lectura más baja para la inflación mensual a tasa interanual desde el 3,36% que registró hasta diciembre de 2016, aunque sigue por encima de la meta permanente de 3,0% del banco central de México (Banxico).

La inflación subyacente interanual, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina las variaciones de artículos de alta volatilidad, avanzó un 3,69% en mayo, en línea con lo esperado.

En su más reciente decisión de política monetaria, el banco central mantuvo la tasa de interés clave en un 7,50%. Y si bien la Junta de Gobierno dijo en la minuta de la reunión que las expectativas de inflación para el cierre de 2018 mostraron ligeros movimientos a la baja, reiteró que existen riesgos al alza.

Solo en el mes, los precios cayeron un 0,16%, mientras el índice subyacente presentó un alza del 0,26% .

El retroceso de la inflación en el quinto mes estuvo asociado principalmente a bajas en la electricidad, y de productos agrícolas como el limón, el huevo y el jitomate, que compensaron por alzas en el gas doméstico LP, la gasolina de bajo octanaje y el transporte aéreo, según el INEGI. Luego de tocar máximos de casi 17 años en diciembre, la inflación interanual empezó a ralentizarse en enero, ayudada principalmente por un aumento más moderado de los precios de las gasolinas respecto a incrementos anteriores.

En su más reciente decisión de política monetaria, el banco central mantuvo la tasa de interés clave en un 7,50%. Y si bien la Junta de Gobierno dijo en la minuta de la reunión que las expectativas de inflación para el cierre de 2018 mostraron ligeros movimientos a la baja, reiteró que existen riesgos al alza.

Entre las amenazas del índice está que la moneda siga presionada en medio de un entorno de mayores tasas de interés externas y la fortaleza del dólar, así como la incertidumbre por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y la elección presidencial de julio en México.