Tokio. Los precios de consumo en Japón cayeron 1,2% en mayo, por decimoquinto mes consecutivo, lo que sugiere que la economía del país sigue inmersa en la deflación a pesar de la recuperación de la actividad, según los datos publicados este viernes por el Ministerio de Asuntos Internos y Comunicaciones.

La caída fue ligeramente inferior al 1,3% previsto por los economistas consultados por Dow Jones Newswires y Nikkei. La inflación subyacente, que excluye el precio de los alimentos de gran volatilidad, cayó un 1,5% en abril.

Los últimos datos sugieren que el ritmo de las caídas se está suavizando, lo que implica que la recuperación económica ha empezado a activar la demanda doméstica y a prevenir una mayor caída de los precios.

Sin embargo, algunos analistas creen que la deflación podría mantenerse debido a que el yen sigue fuerte, lo que pesa en la economía nipona, muy ligada a las exportaciones, y reduce los precios del petróleo, los alimentos los metales y otros recursos básicos que el país compra en el exterior.

Esto podría obligar al Banco de Japón a tomar adicionales medidas de relajación monetaria, dado que el gobierno se ha propuesto poner fin a la deflación en el año fiscal que comienza en abril de 2011.

La inflación subyacente en el área metropolitano de Tokio -indicador de las tendencias nacionales- cayó 1,3% interanual en junio, frente a las previsiones que apuntaban a una contracción del 1,4%.