Washington. Los precios al productor de Estados Unidos subieron más de lo esperado en septiembre y anotaron su mayor alza en cinco meses, de la mano de un aumento en la gasolina, dijo este martes el gobierno.

El departamento de Comercio dijo que su índice sobre los precios pagados a las puertas de las granjas, las fábricas y las refinerías subió un 0,8% tras permanecer plano en agosto.

Los economistas consultados por Reuters esperaban un incremento del 0,2%.

Si se excluyen los costos de los alimentos y la energía, los precios mayoristas se elevaron un 0,2% el mes pasado, tras subir un 0,1% en agosto. Los economistas aguardaban un alza del 0,1%.

No obstante, estas cifras elevadas no se trasladarían en forma masiva a la inflación minorista, dada la debilidad de la economía y de la demanda del consumidor.

Tampoco tendrían gran impacto en las decisiones de la Reserva Federal, más concentrada en reactivar la economía y en lograr una baja de la tasa de desempleo.

Los precios al productor fueron impulsados por un alza del 4,2% en la gasolina, el mayor aumento desde marzo. Los precios de los alimentos, en tanto, subieron un 0,6%.

En 12 meses a septiembre, los precios al productor acumulan un alza del 6,9%, acelerándose respecto del 6,5% de agosto.

A nivel subyacente, el índice fue impulsado por una subida del 0,6% en los precios de los camiones, alza que representó un tercio del incremento total del indicador.

Los precios de los vehículos de pasajeros, en cambio, cayeron un 0,5%.

En el año hasta septiembre, los precios subyacentes suben un 2,5%, igual alza que en los 12 meses a agosto pero superior a la tasa de 2,4% esperada por los economistas.