Sao Paulo. La inflación en Brasil se aceleró a mediados de diciembre y alcanzó su techo desde mayo 2011 en la medición mensual debido a un salto en los precios de las viviendas y de los servicios, informó este miércoles la agencia de estadísticas IBGE.

El índice de precios al consumidor IPCA subió un 0,69% en el mes hasta mediados de diciembre, superando ligeramente las expectativas por un incremento de un 0,66%.

La tasa interanual del índice aumentó un 5,78% lo que se compara con el alza del 5,64% del mes anterior. El gobierno fijó una meta de inflación del 4,5%, más o menos 2 puntos porcentuales, para este año.

La aceleración de la inflación manifiesta los desafíos que enfrenta el banco central brasileño, que recortó las tasas de interés para incentivar el crecimiento económico, pero que proyecta que los precios al consumidor se mantengan por encima del objetivo marcado por el Gobierno.

El miércoles, el IBGE informó que los precios de los gastos personales se elevaron un 1,10% en el mes hasta mediados de diciembre, desde el alza de un 0,30% del período previo. Los sueldos de las empleadas domésticas subieron un 0,82 por ciento, mientras que los precios de los viajes de placer saltaron un 12,15%.

Los costos de la vivienda subieron un 0,74%, sobre el alza del 0,33% de la misma medición de mediados de noviembre. El incremento se debió a tarifas por la electricidad, arriendos y costos de reparación más altos.

Los precios de los alimentos, que contribuyeron a que la inflación se desacelerase en el mes previo, también aumentaron su ritmo a un 0,97%, desde el alza de un 0,83% del mismo periodo anterior.

El IBGE indicó que los precios de la fruta, la leche y la carne avícola fueron los principales conductores del avance.

Los analistas esperaban un alza del índice IPCA-15 de un 0,66% en el mes hasta mediados de diciembre, según la mediana de 32 previsiones de analistas. Las estimaciones oscilaron entre un avance de un 0,55% y un 0,72%.

En el mes hasta mediados de noviembre, el índice había subido un 0,54%.