México DF. La inflación anual de México se desaceleró aún más en la primera quincena de junio, periodo en el que los precios cayeron sorpresivamente, lo que fortalece la expectativa de una tasa de interés estable por el resto del año.

El índice de precios al consumidor bajó un 0,04% en la primera quincena de junio, dijo el jueves el banco central, contrario al aumento del 0,15% que esperaba el mercado.

La inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina algunos productos volátiles, fue del 0,03% en los primeros 15 días de junio, según el reporte del Banco de México.

Medida a tasa interanual, la inflación de México se desaceleró a 3,72% hasta la primera quincena de junio, desde 3,92% del cierre de mayo.

La cifra -la menor de este año- es inferior al rango promedio esperado por el banco para el segundo trimestre, de entre 4,5%  y 5,0%.

El banco central mantiene desde julio del año pasado la tasa de interés referencial en 4,50%, debido a que el consumo y la inversión privada aún no se recuperan de su peor recesión desde la década de 1930.