El informe se denomina “Situación laboral de los jóvenes según departamento” y fue elaborado por técnicos del Observatorio Laboral de la DGE, dependiente del Ministerio de Justicia y Trabajo (MJT).

En el documento se menciona que en este estudio no se abordan temas relacionados con el desempleo o subempleo, puesto que se centra en la mano de obra ocupada en el sector juvenil. En su primer punto el documento hace referencia a la distribución de la población joven ocupada (15 a 29 años) por categoría de ocupación y departamento.

El estudio tiene registrada una población de 1.103.916 jóvenes, que conforman la población económicamente activa (PEA) joven, de los cuáles la ocupada juvenil constituye finalmente un total de 988.459 jóvenes.

De esta cantidad de jóvenes ocupados, el 51,3% es empleado obrero/privado, mientras que el 32,3% trabaja en forma independiente, sin estar registrado en una empresa, o en su casa, sin recibir una remuneración por el trabajo realizado. Este segmento de la población juvenil se divide en: Trabajador por cuenta propia (16,6%) y jóvenes dentro de la denominación de trabajador familiar no remunerado, que llega al 15,7%.

Según el informe, el departamento Central es el punto laboral de la juventud, teniendo en cuenta que el 33,4% (574.833 personas) de la población joven trabaja en esta región.

En segundo lugar aparece el departamento de Alto Paraná, que concentra el 12,8% (219.972) de los jóvenes que trabajan. Luego viene Itapúa, que tiene a un total de 140.432 jóvenes ocupados, que representa el 8,2% del total.

En cuarto lugar aparece Asunción, donde están ocupados 144.097 jóvenes, lo que representa un 8,4% del total.

Después viene Caaguazú, que ocupa al 6,7% (115.556) de los jóvenes y en sexto lugar está San Pedro, con el 5,3% (91.982) de jóvenes trabajando.

En estos departamentos se concentra la mayor parte de mano de obra joven ocupada.

El estudio revela una precariedad que se evidencia en las condiciones laborales de muchos jóvenes, teniendo en cuenta que casi 316.000 personas, que tienen entre 15 y 29 años, y que están dentro de la PEA juvenil no cuentan con un seguro social o aportes a entes jubilatorios, entre otros.

En un informe anterior, la DGE, a cargo de Carlos Vera, había realizado un análisis de los jóvenes desempleados en el país.

En aquel informe de mediados de 2011 se mencionó que casi 120.000 jóvenes están en el desempleo abierto, y cerca de 600.000 en el subempleo.