Washington. Luego de recibir el informe en que se indicaba que las cifras de empleo eran mejores que las esperadas, la Casa Blanca manifestó su conformidad con la noticia. Esto, luego de una serie de inquietudes surgidas desde analistas y expertos financieros.

Si bien las nóminas no agrícolas de Estados Unidos bajaron en 54.000 puestos de trabajo, y el sector privado incrementó los puestos de trabajo en 67.000 tras la eliminación de una cifra revisada al alza de 107.000 en julio.

La tasa de desempleo, por su parte, se ubicó en el 9,6%, un aumento frente al 9,5% del mes anterior.

Pese a lo poco alentadora que se muestran las cifras, pero que son mejor a las esperadas,  el gobierno norteamericano, reiteró que está trabajando con el Congreso para tomar nuevas medidas que estimulen el crecimiento y el empleo.

"Frente al contexto de algunos inquietantes datos económicos en las últimas semanas, losdatos de hoy son tranquilizadores en el sentido en que el crecimiento y la recuperacióncontinúan", dijo Christina Romer, presidenta del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca.

"Al mismo tiempo, el hecho de que el crecimiento del empleo en el sector privado sea menor al nivel necesario para hacer frente a un crecimiento normal en la fuerza laboral es obviamente inaceptable", dijo Romer en un comunicado durante su último día en el cargo.

El presidente Barack Obama, señaló este lunes que barajan una serie de opciones para mejorar la economía, cuando habló sobre la extensión de los recortes de impuestos a la clase media, la inversión en energía limpia, un aumento del gasto en infraestructura y la implementación de más recortes tributarios a las empresas para estimular la contratación de personal.

Con información de Reuters.