Breslavia, Polonia. Las autoridades financieras de la Unión Europea llamarán a los ministros del bloque a reforzar el capital de los bancos, y advertirán de la amenaza de que una crisis "sistémica" de deuda soberana se extienda a la banca y arriesgue una nueva crisis crediticia, según documentos de la UE.

En una serie de sombríos reportes preparados por funcionarios de la UE para una reunión de ministros del bloque el 16 y 17 de septiembre, se advierte del "riesgo de un círculo vicioso entre deuda soberana, financiamiento de bancos y crecimiento negativo" que provoque un nuevo congelamiento del crédito.

"Mientras las tensiones en los mercados de deuda soberana se han intensificado y los riesgos de financiamiento bancario aumentaron durante el verano (boreal), el contagio se ha propagado por mercados y países, y la crisis se ha vuelto sistémica", agregaron en los documentos obtenidos por Reuters.

Los reportes reflejan una sensación de alarma en las capitales europeas por la crisis de deuda.

También muestran una dura crítica a España, Alemania y otros países por no haber abordado de manera suficiente el tema de los bancos más débiles, después de que éstos quedaran expuestos por las recientes pruebas de tensión.

En los documentos, el influyente Comité Económico y Financiero, que prepara la agenda de discusión entre los ministros, exige la acción de mejorar las hojas de balance de los bancos débiles, especialmente aquellos con préstamos en los países endeudados.

Uno de los reportes, con fecha 13 de septiembre, advierte que los "efectos de contagio" podrían alimentar "un peligroso círculo negativo entre los sectores financiero y real (de la economía), donde los problemas de financiamiento y (...) la aversión al riesgo (...) podrían llevar (...) al desapalancamiento de los bancos, generando una escasez de crédito en algunos estados miembros".

Delineando una crisis de deuda soberana que, según dicen, "entró en una nueva fase", los funcionarios resaltan las dificultades experimentadas por los bancos europeos a la hora de solicitar préstamos.

"Pese al considerable fortalecimiento de las posiciones de capital (...) los bancos europeos han experimentado dificultades en el mercado financiero, provenientes (...) de la tensión en los mercados de liquidez mayorista, altos diferenciales en el mercado secundario y, para algunos bancos, crecientes dificultades en el acceso a fondos de sus contrapartes en Estados Unidos", indicó.

Para contrarrestar la menguante confianza en los bancos de la UE, los funcionarios recomiendan a los ministros que un "mayor reforzamiento de los recursos bancarios es aconsejable".

También critican a algunos países por no tomar esas medidas -como inyecciones de capital a prestamistas en problemas apoyadas por el Estado- tras las recientes pruebas de solvencia.

"Esto es importante para los bancos que han fracasado en las pruebas de solvencia y también para quienes pasaron la prueba, pero con niveles de capital cercanos al margen relevante", aseveraron.

"Aunque tiene cinco instituciones por debajo del (...) umbral en (las pruebas de resistencia) (...) el Banco de España anunció que ningún banco español necesita incrementar más su capital", reclamaron.