Las perspectivas de inversiones extranjeras en Uruguay para 2015 son buenas, especialmente alentadas por las ya anunciadas obras de infraestructura en formato de Participación Público Privada (PPP), de las que existe el convencimiento que se ampliarán con el nuevo gobierno que asumió este domimgo.

Por otra parte, en sectores como el agro, energías alternativas, viviendas y comercio, se plantean un panorama optimista aunque con algunos reparos, según asesores de no residentes y especialistas en inversiones, consultados por El Observador. La inversión del exterior en industria es la que se lleva la peor de las impresiones, consideraron.

Una mayor promoción de proyectos PPP, un tema que quedó en el debe del gobierno de José Mujica, es para los analistas el principal factor que mantendrá la inversión dinámica en 2015. Los expertos coinciden en que Tabaré Vázquez hará más hincapié en que proyectos de ese tipo se lleven a cabo.

“Todo el mundo espera que con la asunción del nuevo gobierno, este le ponga aceleración al tema de las inversiones en infraestructura”, dijo el socio de Ferrere, Diego Rodríguez, especialista en inversiones extranjeras.

A esto se le suma la posibilidad, de que se lleve adelante algunos de los megaproyectos alguna vez mencionados, como la instalación de una nueva pastera por parte de UPM, la instalación de la megaminera Aratirí u otra inversión directa no conocida, añadió el socio de Kpmg, Rodrigo Ribeiro.

En tanto, para Nicolás Herrera de Jiménez de Aréchaga, Viana y Brause el “2015 será un año donde se continuará creciendo y se continuará recibiendo inversión genuina del exterior y del interior de empresas nacionales”.

El socio principal de PwC, José Sablich, hizo hincapié a que pese a que el contexto global muestra el fortalecimiento de Estados Unidos, el interés en Uruguay sigue latente, con niveles de inversión similares a los de Chile. Explicó que está en negociaciones con un grupo chino interesado en invertir en el país.

Contrastando con las percepciones de los analistas, las últimas estimaciones realizadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), prevén que la inversión extranjera directa (IED) en Uruguay pierda peso en los próximos años en relación a la actividad económica del país.

En 2013, los flujos de capitales no financieros provenientes del exterior representaron aproximadamente el 5,4% del Producto Interno Bruto (PIB), ganando terreno respecto a los niveles de 2012 y 2011, cuando representó el 5,1% y 5,3% del PIB, respectivamente.

Las perspectivas para el dato final de 2014 son de un incremento de una décima de punto porcentual (5,5%) aunque se estima que la tendencia, al menos hasta 2019, sea de una menor participación en relación a la economía uruguaya.

Así, para este año se estima que la IED sea el equivalente al 5% del PIB, y para el año siguiente 4,7%, retomando relevancia en 2017 con un peso de 5,4%. En 2018 y 2019 las perspectivas son que la inversión extranjera directa represente 4,1% y 3,8%, respectivamente de la actividad económica del país.

Inmuebles se mantienen. Si bien la inversión en bienes raíces no tendrá un crecimiento como el de los últimos años, proyectos específicos de viviendas de interés social y en la construcción de hoteles harán que el sector mantenga cierto dinamismo. Diego Rodríguez de Ferrere dijo que nota el sector más tranquilo, pero reconoce que proyectos grandes como el la ley de vivienda social augura crecimiento. En el mismo sentido, José Sablich de PwC señaló que en su proyecciones de inversiones para este año se encuentra la compra de hoteles y su construcción.

Todas las fichas en infraestructura. Es la estrella de las inversiones para 2015. La que los agentes colocan más fe para que represente un mayor volumen de ingreso de capitales. Diego Rodríguez de Ferrere explicó que al financiamiento de todas las obras que se están haciendo en la Ciudad de la Costa, de unos US$ 30 millones, se le suman el PPP de las rutas 21 y 24, “y todo el mundo espera que con la asunción de este gobierno, que este le ponga aceleración al tema de las inversiones en infraestructura”. El presidente de la Cámara de la Construcción, Ignacio Otegui, dijo a El Observador en setiembre de 2014 que el gobierno que tomó el mando ayer enfrentará un déficit de más de US$ 2.500 millones en infraestructura vial, de acuerdo a un estudio realizado por CPA Ferrere.

Energías renovables, petróleo y UTE. Pese a que el petróleo haya bajado considerablemente de precio, lo que lo hace atractivo frente a la energía eólica y fotovoltáica, los analistas adelantan crecimiento en la inversión en energías renovables que aumentó francamente en 2014. Para Ribeiro de KPMG el atractivo de estos proyectos dependerá de la evolución de los precios del hidrocarburo.Pero por el otro lado, Rodríguez de Ferrere señaló que hay varios proyectos proyectados para el sector, en el que está hay una elevada inversión.

En tanto, Herrera añadió que la evolución de la inversión en energías renovables dependerá de UTE. Si el ente las promueve, habrá inversión del extranjero, indicó. Subrayó que hay certeza de que cuando se promueven estas inversiones, hay una gran cantidad de interesados.

Agro con desafíos en el horizonte. El agro enfrenta el desafío de que los precios de las materias primas se han visto deteriorados en el último año y al mismo tiempo el costo de la tierra no vio un descenso. Esto fue advertido por Rodrigo Ribeiro de Kpmg como un factor que “complica”.Por lo contrario, Diego Rodríguez de Ferrere señaló que él percibe un comienzo de año “con bastante movimiento y perspectivas de que vengan bastantes inversiones”. Agregó que si bien el dinamismo no es similar al de unos años atrás, “sigue habiendo unas cuantas inversiones de unos cuantos clientes del exterior que están evaluando y casi cerrando compras relativamente grandes”.

Finalmente, Nicolás Herrera aproximó un sector agropecuario que mantendrá el crecimiento.

Inversión en industria se enlentece. Los analistas consultados coincidieron en que el sector industrial no verá un crecimiento, sino que por lo contrario, tiene perspectivas de decrecer. Quienes fueron más optimistas señalaron que la industria acompañará la performance del país, con un enlentecimiento.

De todos modos, el stock de capital fijo en maquinarias y equipos de la industria creciera el año pasado por séptimo año consecutivo, aunque se desaceleró levemente frente al impulso que obtuvo en 2013. Asimismo, se estima que el sector industrial invertirá este año menos del monto que se planificó para 2014.

Las exportaciones de bienes industriales cayeron 4% interanual en enero, según el informe de la CIU. El declive se debió a una baja de 12% en las ventas de manufacturas.