Pescado, cereales, carnes, verduras, leche, alquiler de viviendas, entre otros artículos son los elementos que forman parte de la canasta básica familiar. Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), el valor de la canasta familiar básica se ubicó en US$581,21, en enero, y es cubierto el 93,78%, por la familia.

Para la ministra de la Política Económica, Janeth Sánchez, este incremento en la cobertura de la canasta básica significa que el crecimiento económico ha repercutido en los hogares. “Para el gobierno es importante que las condiciones de vida de las personas mejoren”.

Fernando Cosillos, padre de familia, señala que al mes debe invertir USD 300 en alimentos y en vivienda US$190. Cosillos y su esposa reciben el salario mínimo vital y su hogar está conformado por tres personas. Además expresa que hasta ahora han podido cubrir lo necesario, aunque deben medir sus compras para poder adquirir ropa, cada cuatro meses.

En cambio, para María Vera, madre de 27 años, destina USD 400 en la canasta básica. Este valor es sin incluir el arriendo del departamento. El ingreso familiar es de US$650. Vera expresa que USD 100 destina para comprar legumbres, pollo, pescado, mariscos y frutas. En cambio, el resto del presupuesto lo destina para comprar granos, leche, queso y otros productos en el comisariato.

Carlos Morlás es decano de la facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Tecnológica Ecotec. Indica que “el objetivo del Gobierno es que un hogar pueda cubrir el total de la canasta básica, pero esto es un plan a largo plazo. Pero ahora podemos ver que una familia puede cubrir hasta el 93%”.

Sostiene que para que un hogar pueda ser sustentable, el gobierno debe controlar la especulación y mejorar la producción.

En el país hay dos tipos de canastas, la básica familiar y la vital. En la primera se incluyen 75 productos, y la segunda contiene 73 productos. Estos de los 299 que conforman la Canasta de artículos de bienes y servicios del Índice de Precios al Consumidor (IPC).

Uno de los indicadores para mirar la calidad de vida de las personas, manifiesta la ministra, es la capacidad adquisitiva de sus ingresos respecto a la canasta básica familiar. “La remuneración básica unificada, es un referente importante, ya que con esto, los hogares pueden cubrir la canasta básica”.

Por otro lado, el INEC señala que el ingreso mínimo de una familia con cuatro miembros, en enero del presente año, es de US$545,07. Además, que el aumento de la canasta básica fue de un 0,55% en referencia al mes anterior, diciembre, que fue de US$419,25.

Para Mauricio Ramírez, decano de la facultad de Economía y Ciencias Empresariales de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES), este logro significa que las personas que tienen el salario mínimo de US$292 pueden acceder, ahora, a más elementos vitales para vivir dignamente. “Los factores que influyen en el alza de los precios de la canasta básica son el estacional y de ubicación logística”, dice.

El valor de la canasta básica en la región Sierra fue de US$586,48. En cambio, en la de la Costa fue de US$576,47. Así mismo, el INEC indica que Cuenca tiene la canasta básica más cara, US$597.23.