Pekin. Los ingresos fiscales de China aumentaron en noviembre un 10,6%  respecto al año anterior para ubicarse en 645.700 millones de yuanes (US$ 101.500 millones), informó este domingo el Ministerio de Finanzas.

Sin embargo, la cifra marcó una desaceleración en relación al 16,9% registrado en octubre y al 34,3% de agosto.

En un comunicado en su página web, el ministerio atribuyó el declive en el ritmo de aumento de la recaudación a la desaceleración de la economía, a una reforma del impuesto a la renta individual y a menores recibos sobre propiedades y autos.

Además, citó un incremento en las devoluciones de impuestos por exportaciones.

El mes pasado, el ministerio proyectó una menor desaceleración para los últimos dos meses del año, pero en su comunicado más reciente no ofreció pronósticos para los dos meses siguientes.

Durante los primeros 11 meses del año, la recaudación fiscal china subió un 26,8% interanual a más de 9,73 billones de yuanes.