Los ingresos tributarios como proporción del Producto Interno Bruto (PIB), en los últimos 20 años, continúan con una tendencia expansiva en América Latina y el Caribe, al pasar de 14,4% en 1990 a 21,3% en el 2013, informó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

“La mayor importancia relativa de los ingresos tributarios es reflejo de condiciones macroeconómicas favorables, así como de los cambios en el diseño de los sistemas tributarios y del fortalecimiento de las administraciones tributarias”, aseveró.

De acuerdo con el Informe de la OCDE “Estadísticas Tributarias en América Latina y el Caribe del 2015”, el ratio medio de recaudación tributaria sobre PIB se elevó hasta 21,3% en el 2013, frente al 21,2% del 2012 y 20,5% en el 2011.

Precisó que entre los 20 países latinoamericanos y caribeños objeto del estudio –en el que se incluye a México-, existe una amplia variación entre las proporciones más altas y más bajas de impuestos en relación con el PIB.

Así, las cifras más elevadas en el 2013 correspondieron a Brasil y Argentina (35,7% y 31,2%, respectivamente); los países que registraron los niveles más bajos fueron Guatemala con 13,0% y República Dominicana, 14,0%.

El reporte de la OCDE evidenció una gran disparidad entre las economías que abarca e estudio. Muestra de ello es que, en el 2013, la proporción de los impuestos en el PIB oscilaba entre 48,6% en Dinamarca y 19,7% de México (esta cifra difiere debido a la inclusión de derechos sobre la producción de hidrocarburos como ingresos tributarios).

El informe reveló que en México la recaudación tributaria como porcentaje del Producto Interno Bruto se ubicó -en el 2013- en 19,7% frente a 19,6% que alcanzó en el año previo.

Las cifras dan muestra que en nuestro país el crecimiento de los ingresos tributarios como proporción del PIB ha sido marginal en los últimos siete años; sólo en el 2008 la cifra logró su máximo, 20,7%.

El reporte de la OCDE evidenció una gran disparidad entre las economías que abarca e estudio. Muestra de ello es que, en el 2013, la proporción de los impuestos en el PIB oscilaba entre 48,6% en Dinamarca y 19,7% de México (esta cifra difiere debido a la inclusión de derechos sobre la producción de hidrocarburos como ingresos tributarios).

Además, reconoció que en los países latinoamericanos los elevados niveles de informalidad hacen que muchas personas quedan al margen de la imposición; situación que cobra mayor relevancia cuando se trata de micro, pequeñas y medianas empresas (Pymes).

“El incumplimiento de las obligaciones en el pago de los impuestos suele tener un impacto significativo en los ingresos tributarios de todos los países del mundo”, subrayó.

Estrategias para mejorar la recaudación. Ante dichos resultados, explicó, los gobiernos latinoamericanos y caribeños reaccionaron recortando el gasto público e instauraron políticas destinadas a incrementar la recaudación, obteniendo así una notable mejora de la gestión presupuestaria y del saldo fiscal.

De esta forma, la carga fiscal del grupo de 20 países de América Latina y el Caribe aumentó cerca de 6.9 puntos porcentuales del PIB entre 1990 y el 2013.

“La reforma fiscal más significativa en América Latina y el Caribe en los años 1980 y principios de los 1990 vino constituida por la introducción del Impuesto al Valor Agregado (IVA)”, dijo.

La OCDE precisó que en el 2013 en México el Impuesto al Valor Agregado como porcentaje del PIB alcanzó 3,5%. El primer lugar lo ocupa Barbados, 9,7% y Uruguay, 8,6%.

Cabe recordar que en México, el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), impulsó -el 1 de enero del 2014- la reforma hacendaria, cuyo objetivo es incrementar los ingresos del erario por medio de la captación de impuestos.

El informe es una publicación elaborada conjuntamente por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la OCDE.

Representa un grupo de 20 países de América Latina y el Caribe. Estos son: Argentina, Barbados, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela.