Nueva York. Los inmigrantes en Nueva York tienen una menor tasa de desempleo y participan en la fuerza laboral en un índice mayor que los estadounidenses nacidos en el país, una diferencia frente a las tendencias nacionales que podría mostrar optimismo sobre la recuperación.

La recesión económica no afectó a Nueva York con tanta fuerza como a otras partes del país. La ciudad perdió proporcionalmente menos empleos que la nación como un todo.

Un reporte del grupo Instituto de Política Fiscal muestra que en los primeros cinco meses de 2010 el índice de desempleo en Nueva York era de 8,8% mientras que la tasa para residentes nacidos en Estados Unidos era de 10,9%.

El índice de participación laboral de neoyorquinos nacidos en Estados Unidos disminuyó de 59,2% en 2008 a 57,1% en 2010.

El promedio de la ciudad era de 9,9%.

"Cuando los empleadores ven la luz al comienzo de la recuperación, cuando comienzan a contratar otra vez, el primer tipo de trabajador que busquen probablemente será prescindible", dijo Demetrios Papademetriou, presidente del Centro de Política Migratoria en Washington.

"Nueva York siempre ha dependido de los inmigrantes, y los nuevos inmigrantes, para conducir su economía", indicó.

El índice de participación laboral de neoyorquinos nacidos en Estados Unidos disminuyó de 59,2% en 2008 a 57,1% en 2010, mientras que el de los residentes inmigrantes ascendió de 60 a 64,1% en el mismo período, reveló el estudió.

La participación laboral está definida por los empleados, más aquellos que están buscando trabajo en forma activa.

"La fuerza laboral inmigrante en Nueva York aumenta durante la recesión, subrayando la noción de que a medida que la economía empeora, los inmigrantes están buscando cada vez más trabajo para cubrir sus necesidades", dijo David Dyssegaard Kallick, miembro de alto rango en el Instituto de Política Fiscal que realizó el reporte.

Kallick midió el empleo de los inmigrantes, sin importar su estatus legal, usando datos de cinco meses de la Oficina de Estadísticas del Trabajo y la Oficina de Censo.

Es más probable que los trabajadores inmigrantes se trasladen buscando trabajo, y sin acceso a seguros de desempleo muchos aceptan más rápidamente trabajos poco deseables y temporales.