Londres. Las bolsas europeas, el petróleo y el oro caían este lunes debido a que las preocupaciones sobre el panorama económico global y su impacto en la próxima temporada de ganancias corporativas pesaba sobre el ánimo de los inversores.

El Banco Mundial (BM) redujo su estimación para el crecimiento de Asia Oriental incluyendo a China, lo que debilitó parte del sentimiento positivo que siguió a una fuerte caída del desempleo en Estados Unidos en septiembre, reportada este viernes.

"El gran coco en el armario es China y todo el mundo está tratando de conjeturar si va a tener un aterrizaje duro o uno suave", dijo Philippe Gijsels, jefe de investigación de BNP Paribas Fortis Global Markets en Bruselas.

Sin embargo, feriados nacionales en Japón y Estados Unidos este lunes se espera que limiten la actividad comercial.

El índice FTSEurofirst 300 de principales valores europeos perdía un 0,7% a 1.103,51 puntos en las primeras operaciones con el referencial alemán DAX cediendo un 0,8%, pese a datos que mostraron una inesperada alza de las exportaciones alemanas durante agosto.

Las exportaciones germanas desestacionalizadas subieron un 2,4% en una tasa intermensual, superando las expectativas de una caída de un 0,5% y superando incluso el pronóstico más alto, obtenido en un sondeo de Reuters entre 17 economistas, de un alza de un 0,5%.

"Es increíble cuánto las exportaciones alemanes están ganando en un entorno tan difícil", dijo el economista de DekaBank Andreas Scheuerle.

Las señales de fortaleza en la mayor economía de Europa no lograron ayudar al euro, que cedía un 0,4% a US$1,2975.

El panorama económico frágil llevó a que el crudo Brent de Londres para entrega en noviembre cediera 90 centavos, a US$111,12 el barril, mientras que el oro al contado bajaba un 0,2% a US$1.777,89 la onza.

En Europa, los inversores también están concentrados en una reunión de ministros de Finanzas de la zona euro más tarde. Ellos pondrán en marcha formalmente el nuevo fondo de rescate permanente de la región y se espera que discutan los problemas que enfrenta España y Grecia.

Sin embargo, no se espera que hagan avances importantes en la solución de la crisis de deuda, por lo que los futuros de los bonos del gobierno alemán subían en las primeras operaciones.