La apertura de mercado es una plataforma de negocios que le ha permitido a Panamá fortalecer las bases de la economía; sin embargo, esta estructura permite a su vez que se filtre cualquier actividad vinculada con la delincuencia.

Para evitar eso, el Estado debe fortalecer la institucionalidad del país, lo que permitirá mejorar los índices de inseguridad, siendo este último un factor determinante para atraer la Inversión Extranjera Directa (IED).

Esto fue lo que en resumen Nicolás Ardito Barletta, director del Centro Nacional de Competitividad, presentó en el marco de la conferencia anual, que analizó la “Seguridad ciudadana para el desarrollo”.

A pesar de que hasta la fecha no se ha podido cuantificar el costo económico de la delincuencia para el país, la policía panameña tiene contemplado unos US$$466,3 millones como presupuesto quinquenal para combatir la inseguridad, mientras que el aeropuerto Internacional de Tocumen tiene previsto invertir entre US$40 millones y US$50 millones durante el período en mención, para dotar de equipos tecnológicos que sirvan para detectar cualquier elemento sospechoso, reporta el periódico Panamá América.