El Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) ha identificado en el régimen Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) su balsa de salvación a pesar de mantener todavía una deuda de 632 millones de lempiras (US$32,8 millones)

Desde hace 11 años la institución viene pagando al IVM una deuda superior a los 1.600 millones de lempiras, sin embargo, en el transcurso de más de una década ha logrado abonar unos mil millones de lempiras.

A pesar de que el IHSS mantiene esta histórica mora con el régimen, parte de la Junta Directiva de la institución busca caerle a unos 400 millones de lempiras (US$20,7 millones) con la finalidad de abonar a la mora de 1.200 millones de lempiras (US$62,3 millones) que mantienen sus proveedores.

Sin embargo, debido a la mora que IHSS todavía mantiene con el régimen IVM, la Comisión Nacional de Banca y Seguros (CNBS) ha pedido a la junta directiva del IHSS hacer una readecuación de la deuda, es decir, que se haga un refinanciamiento.

Si se aprobara la utilización de los 400 millones que el IHSS solicita al régimen IVM, la deuda que la institución mantendría con esta rama de la seguridad social se elevaría a 1.032 millones de lempiras.

Según las autoridades, la nueva mora sería pagadera con los ingresos que genere el casi inminente rompimiento de techos.

“El total de lo que debe el Seguro son 800 millones, pero se necesitan 1,200 millones porque hay procesos de licitación que están en curso y necesitamos darle un soporte presupuestario para poderlo adjudicar”, explicó Mario Zelaya, director del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

Jubilados inconformes. El presidente de la Asociación de Jubilados y Pensionados del Seguro Social, Eulalio López Amaya, dijo que “no estamos de acuerdo que se toquen nuestros fondos, esto es una injusticia que saquen el dinero de ahí para cubrir otros compromisos del Seguro Social, mientras a nosotros no se nos quieren aumentar nuestra pensión que es de hambre, de 1,500 lempiras mensuales para la mayoría”.

La directiva de los jubilados dice estar en desacuerdo total, “no sé por qué recurren a lo más fácil, a los fondos del IVM, si el Estado debe millonadas al Seguro Social y no sabemos por qué al Estado no le cobran, con ese dinero hay más que suficiente para pagar todas las deudas del Seguro”, aseguró Lilia García, tesorera general y fiscal de la filial de Tegucigalpa.

Los afiliados a este régimen ascienden a 25 mil pensionados a nivel nacional.

Contrastes del IVM. Hay que mencionar que el régimen Ivm, por concepto de cotización de afiliados, recibe 50 millones de lempiras al mes, más otros 50 millones en concepto de intereses por inversiones.

Mensualmente eroga en pago de pensiones unos 35 millones entre 25 mil beneficiados.

En ese sentido, dice el gerente de este régimen, Víctor Martínez, el Ivm tiene solvencia financiera porque “entra más dinero del que ocupamos y el resto (unos 65 millones) lo ocupamos para invertir”.

Pese a esta holgura en recursos, las pensiones que da el Seguro son raquíticas. A los pensionados directos se les da entre 1,500 y 3,840 lempiras mensuales. A las viudas de ex cotizantes fallecidos se les paga entre 600 y 800 lempiras, y a los huérfanos aproximadamente unos 300 lempiras.

Reingeniería necesaria. Tanto trabajadores como el sector gobierno, representantes del colegio médico y los empresarios concluyen en la necesidad de sacar de la crisis al IHSS, y también coinciden en hacer cambios profundos en la institución, tal y como lo sugiere Bancos y Seguros.

El director del IHSS, Mario Zelaya, dijo que uno de los mayores problemas que tienen es el personal súper numerario con que cuentan, ya que se erogan solo en pago de planillas 125 millones de lempiras al mes, lo que les causa un déficit de 30 millones mensuales.

Por su parte, los empresarios creen que es necesario hacer un alto a la corrupción y mejorar la calidad de los servicios que presta esta institución. Amílcar Bulnes dijo que esta situación hace que el IHSS no reúna las condiciones para un financiamiento, “hay que hacer una reestructuración, hay personal súper numerario, también una reingeniería, y la junta directiva sabe que hay que atender las responsabilidades de la institución”.