Ciudad de México. El consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, dijo que no tiene la menor duda que la decisión tomada por el organismo para reducir las remuneraciones a los conse­jeros electorales y miembros de la Junta General del pro­pio INE fue un proceso legal y constitucional.

Córdoba hizo clara refe­rencia al caso del consejero Benito Nacif, quien se incon­formó e impugnó ante el Tri­bunal Electoral el recorte de 10% de su sueldo mensual, que recibe por 177 mil pesos

“(Se respetan las opiniones, y lo mismo ocurre) en aquellos casos en los que algún miembro del INE decida recurrir a las de­cisiones de autoridad ante las instancias jurisdiccionales.”

El consejero presiden­te destacó que, además, di­cha disposición se aprobó por unanimidad y que la medida también conlleva una res­puesta sensible y de solida­ridad con el difícil momento que atraviesan amplios sec­tores de la población de nuestro país.

Aclaró, sin embar­go, que como sucede en toda democracia, como la que vive México, se hace pa­tente el respeto a to­das las opiniones por muy encontradas que sean, y lo mismo ocu­rre en “aquellos casos en los que algún miembro del instituto decida recurrir a las decisiones de autori­dad ante las instancias jurisdiccionales”.

“Las eleccio­nes sirven para que los ciudada­nos decidan con su voto su propio destino político.”  LORENZO CÓRDOVA, CONSEJERO PRESIDENTE DEL INE

Recordó que des­de el 11 de enero, el INE hizo públicas las primeras medi­das de austeridad, las cuales incluyeron la de­volución de los mil 70 mi­llones de pesos que serían destinados a la construcción de la nueva sede, que se aúnan a la reducción de los salarios, así como la cancelación de las prestaciones de telefonía ce­lular para los miembros del Consejo General y de la Junta General Ejecutiva.

Antes, en el XIII Congreso Iberoamericano de Derecho Constitucional, Trayectoria y Porvenir del Constitucio­nalismo Contemporáneo, el consejero presidente del INE, subrayó que por la plu­ralidad del sistema político se presentan fenómenos típicos de las democracias en comi­cios competidos, con resul­tados inciertos y no siempre predecibles, alternancia en el poder, falta de mayorías parlamentarias, gobiernos divididos y un sistema de partidos plural y diverso.

Explicó que el proceso po­lítico por el que se edificó ori­ginalmente la Constitución impuso, de cara a la evolución democrática iniciada hace cuatro décadas, la necesidad de repensar el diseño del Esta­do mexicano en el paradigma del constitucionalismo e indi­có que ahora el reto es hacer realidad la construcción del Estado social de derecho que hace 100 años inspiró a la Car­ta Magna y que hoy sigue sien­do un ominoso presente.

Dijo el que “las elecciones son una válvula de escape de los sentimientos acumulados en la sociedad y sirven para que los ciudadanos decidan con su voto su propio destino político, además de que cumplen una función igualadora y son un punto de partida para tratar de construir la histórica desigual­dad que padece nuestro país”.