Una gestión eficiente de los mecanismos para acelerar la reconstrucción post fenómeno de El Niño, podría llevar a una recuperación de la actividad económica a través de la inversión pública principalmente durante el cuarto trimestre del presente año, señala un reciente reporte de Intéligo SAB para el Perú.

El PIB de marzo, que registró un incremento de apenas 0,7%, refleja el impacto significativo del shock climático sobre la actividad económica a través de la desorganización de la producción y la infraestructura dañada en las principales áreas urbanas. Sin embargo, este número también refleja la debilidad de varios sectores relacionados con la demanda interna, advierte el reporte.

Seguidamente, refiere que la principal razón detrás del resultado de marzo es la desaceleración del sector minero. “La pérdida de dinamismo del sector minero se ha vuelto más evidente en los últimos meses y en marzo registró su primera caída desde febrero de 2015, después de haber contribuido con la mitad del crecimiento total del PIB en 2016”, añade.

Según la casa de bolsa del Grupo Intercorp, el fenómeno de El Niño reducirá el ritmo de crecimiento de la actividad económica, en particular los sectores relacionados con la agricultura y el consumo. Respecto a los otros sectores señala que el impacto sería más limitado.

Para 2018, en un contexto en el que el trabajo de reconstrucción sobre infraestructura dañada será más tangible, Intéligo SAB espera un mayor crecimiento económico. “En este contexto, esperamos que la economía crezca un 2,5% y un 3,9% en 2017 y 2018, respectivamente”, precisa el reporte.