Luego de ocho años de vigencia del acuerdo de asocición estratégica entre Chile y la Unión Europea el intercambio comercial, presenta un crecimiento acumulado de 165% desde el 2003 al 2010 y una tasa media anual de 13%, a pesar de la contracción en el comercio en el año 2009.

Según la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales de Chile (Direcon), durante el 2010 el intercambio comercial de Chile con el bloque, alcanzó los US$19.734 millones.

El estudio de mencionada repartición, indica que durante el ejercicio anterior, el valor de las exportaciones chilenas a la Unión Europea (UE) totalizó US$12.173 millones, con una expansión promedio anual de 13,2% en el período 2003-2010. Excluyendo el año 2009, entre los años 2003 y 2008 el crecimiento promedio ascendía a 27,6%, superior al crecimiento de 22,2% de las exportaciones chilenas al mundo en igual período.

Sin embargo, pese a que la participación relativa de la UE en el total exportado por Chile ha disminuido en los últimos años, el bloque sigue siendo el segundo destino de las exportaciones del país andino, luego de China.

De hecho, Chile se posiciona como uno de los principales proveedores de bienes dentro de los países latinoamericanos, ubicándose después de Brasil, México y Argentina.

De acuerdo a la información, la UE es uno de los mercados de destino más importantes para las exportaciones de Chile, situación que se refleja no sólo en los montos exportados sino que también en la variedad de productos que se envían.

En este sentido, el mercado europeo compró desde Chile un total de 2.007 productos en el año 2009, año de crisis, los que en su gran mayoría se encuentran exentos del pago de arancel producto del acuerdo. En el año 2002 -previo a la firma del Acuerdo- se exportaban 1.968 productos, mientras que hacia el año 2006 éstas habían crecido a 2.053.