La mayoría de las empresas argentinas incrementará su nivel de inversión en 2011, aunque sin alcanzar los niveles anteriores a la crisis global desatada en 2008, reveló este jueves un sondeo privado.

El 17% de los más de 800 empresarios consultados dijo que invertirá más de 20% por arriba del nivel de 2010. El 24% sostuvo que su inversión subirá entre 10% y 20%, mientras que 20% dijo que la elevará hasta 10%.

"Existe una tendencia a aumentar el nivel de inversión aunque sin llegar a los niveles que presentaban antes de la crisis de 2008", dijo Ernesto San Gil, ejecutivo de Ernst & Young Argentina, la consultora que realizó el estudio.

El 31% de los encuestados espera que se mantengan estables sus desembolsos y solo 8% prevé que caigan.

"En el actual contexto, las inversiones continuarán creciendo pero para acompañar la coyuntura favorable, hasta que una mejora en el clima de negocios implique un salto hacia proyectos de carácter más transformacional", añadió San Gil en un evento del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas.

En relación con el objetivo de la inversión, el 59% de los encuestados dijo que lo hará para atender el aumento de la demanda del mercado local y 35% para aumentar el volumen de las exportaciones, según la encuesta.

La economía argentina crecerá 4,3% en 2011, según la previsión del Gobierno plasmada en el proyecto de presupuesto, frente a un pronóstico revisado de crecimiento del 8,9% para este año.

Consultados sobre la evolución de sus negocios, 78% de los empresarios dijo que espera aumentar sus ventas, aunque ese incremento no se verá reflejado en los márgenes de ganancias, que disminuirán con respecto a años anteriores.

La encuesta se realizó en Buenos Aires entre el 3 y 28 de septiembre.