Pekín. China atrajo US$29.500 millones de inversión extranjera directa (IED) en el primer trimestre, una baja de un 2,8% respecto al año previo, mientras que los ingresos de capital cayeron en marzo un 5,6% a US$11.800 millones, mostraron este martes datos del ministerio de Comercio.

La caída se da después de un aumento de US$124.000 millones en las reservas de divisas extranjeras de China en el primer trimestre, revirtiendo un inusual declive de US$20.600 millones en el cuarto trimestre.

Las cifras muestran que el capital está regresando al país con la suficiente fuerza como para apoyar la creación de crédito y el crecimiento del suministro de dinero, dijo el ministerio.

"Para los inversores extranjeros, China sigue siendo atractiva en comparación con otros países", dijo Zhao Hao, economista de ANZ Bank en Shanghái, a Reuters.

La economía de China creció a su menor ritmo en casi tres años en los primeros tres meses del 2012, y una cifra menor a la esperada aumentó las preocupaciones de los inversores sobre que la desaceleración de cinco trimestres no haya tocado fondo y que se necesiten más medidas de política monetaria para romper la tendencia.

La tasa anual de crecimiento del PIB en el primer trimestre se desaceleró a un 8,1% desde el 8,9% de los tres meses previos, dijo el viernes la Oficina Nacional de Estadísticas, por debajo del promedio de un crecimiento de un 8,3% previsto por economistas consultados por Reuters.

China ha flexibilizado su política monetaria en dos oportunidades desde el 2011, cuando comenzó un programa de medidas de ajuste para ayudar a proteger al país de una desaceleración en la economía mundial, reduciendo en 100 puntos básicos la proporción de depósitos que los bancos deben tener como reservas.

Eso creó un total estimado de 800.000 millones de yuanes (US$127.000 millones) en nueva capacidad de crédito en el sistema financiero y economistas prevén otros 1,2 billones de yuanes a la espera, los que serían liberados si se recorta el encaje bancario en otros 150 puntos básicos en lo que resta del 2012.

Los bancos chinos extendieron 1,01 billones de yuanes (US$160.100 millones) en nuevos préstamos en marzo, muy por sobre de las estimaciones de 800.000 millones de yuanes, resultado de los esfuerzos de China por apoyar la creación de crédito mientras se enfría la economía.

El Banco Popular de China dijo la semana pasada que el suministro de dinero subió un 13,4% en marzo respecto al año previo, por sobre las estimaciones del mercado de un crecimiento del 12,9% y superando la cifra del mes previo de un 13%.