Londres. Los flujos de inversión extranjera directa a los países en desarrollo aumentarán 17% en 2010, de la mano de una recuperación de la economía mundial, dijo este jueves la Agencia de Garantía de Inversión Multilateral (MIGA).

El brazo del Banco Mundial que provee seguros contra riesgos políticos estimó que la inversión extranjera en las economías emergentes alcanzará unos US$416.000 millones este año y que en el 2011 subirá más de 20%.

Sin embargo, la inversión cayó un 40% en el 2009 y aún sigue por debajo del máximo anterior a la crisis del 2008, cuando había sido de unos US$587.000 millones.

El sondeo entre unos 194 inversores multinacionales mostró que los países del BRIC -Brasil, Rusia, India y China- se llevan casi la mitad de la inversión, mientras que los países pobres reciben sólo un 3% del total.

El Banco Mundial espera aumentar la cantidad de inversión extranjera directa en países afectados por conflictos, que por ahora reciben aproximadamente un 10% del total de la inversión extranjera que va a las economías emergentes.

"Sólo un puñado de los países absorben casi toda esa inversión", dijo el director ejecutivo del Banco Mundial Ngozi Okonjo-Iweala en una conferencia de prensa en Londres. "En 2009, como máximo, US$35.000 millones de US$354.000 millones en inversión extranjera directa alcanzaron a los países que más lo necesitaban", agregó.

La inversión extranjera directa desde los países en desarrollo al resto del mundo repuntó a unos 185.000 millones en 2010, expresó MIGA en su reporte anual de inversión mundial y riesgo político.

Los riesgos políticos siguen siendo un importante factor disuasivo, desalentando a los inversores a invertir en las economías emergentes, más que los peligros macroeconómicos, señaló el reporte.