Santiago. Después de una fuerte caída en 2009 producto de la crisis financiera, la inversión extranjera directa (IED) sumará US$1,2 billones en 2010, según el Informe Mundial de Inversiones 2010 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad).

Según el reporte, la IED experimenta una moderada recuperación en el primer semestre de este año, despertando un optimismo sobre la evolución que mostrarán los flujos a nivel global en los próximos años, de acuerdo

“Después de este descenso en caída libre, parece estar produciéndose una recuperación moderada y aún irregular, gracias al aumento de las utilidades de las empresas y a las mejores condiciones económicas y financieras”, señala el reporte.

Se estima que los flujos aumentarán a un rango entre US$ 1,3 y US$ 1,5 billones en 2011, mientras que para 2012 se proyecta que alcancen entre US$ 1,6 y US$ 2 billones, agregó la Unctad.

América Latina se recupera. En América Latina, la IED descendieron 36% en 2009, alcanzando los US$117 mil millones. Aunque Brasil resultó el más afectado de la región, con una reducción de 42% en las entradas de inversión, se mantuvo como el principal receptor de IED en la zona.

Según el informe, ese descenso de las entradas de IED en la región se debió a la disminución en la reinversión de utilidades, equivalente a más de la mitad de dichas entradas.

Además, contribuyó a este fenómeno la fuerte caída en las fusiones y adquisiciones transfronterizas. Esas operaciones presentaron números negativos en 2009 debido al aumento de las ventas de filiales extranjeras a empresas nacionales, particularmente en Brasil.

Las perspectivas de las entradas de IED en América Latina y el Caribe están mejorando en 2010, pues la región está superando con relativa rapidez la crisis financiera y económica mundial.

De hecho, al primer trimestre de 2010 los ingresos de capitales aumentaron 20% respecto a igual período del año anterior.

En dicho período -y dejando de lado los paraísos fiscales- destacó particularmente el caso de Chile, que con un crecimiento cercano al 50% en sus entradas se ubicó en el primer lugar regional, con más de US$ 5.700 millones en el trimestre, desplazando a Brasil y México.

Las perspectivas a mediano plazo, en tanto, también son promisorias, debido a que los principales receptores, Brasil, México y Chile, continúan siendo destinos atractivos de inversión, destacó la Cámara de Comercio de Santiago.

Prudencia. Las perspectivas de la IED para este año son de un optimismo prudente, según el informe de la Unctad.

La mejora gradual de las condiciones macroeconómicas, las utilidades de empresas y las cotizaciones bursátiles observadas en 2010 continuarán durante los próximos años, alimentando una renovada confianza empresarial, señala.

Las intenciones de las empresas transnacionales de continuar su expansión en el extranjero parecen más firmes de cara al 2011 y 2012. Es probable que la recuperación de la IED tenga lugar -sobre todo- mediante fusiones y adquisiciones transfronterizas, agrega el reporte.

La reestructuración de varias industrias, así como la privatización de empresas rescatadas durante el período de las turbulencias financieras mundiales, seguirán creando oportunidades para fusiones y adquisiciones de las empresas transnacionales.

De hecho, dichas operaciones aumentaron un 36% durante los cinco primeros meses de 2010 con respecto al año anterior.

Sin embargo, se sostiene en el informe que advierte que “la fragilidad de la recuperación económica, los efectos inciertos de las reformas regulatorias en los mercados financieros, los desequilibrios macroeconómicos estructurales (por ejemplo, los déficits fiscales y la deuda pública de muchos países desarrollados), el acceso limitado al crédito, la inestabilidad de los mercados de valores y los tipos de cambio, y las medidas proteccionistas que puedan afectar a las inversiones en algunos países”.