El déficit de cuenta corriente de Brasil se incrementó más de lo esperado en septiembre aunque la lectura fue compensada en buena medida por la inversión extranjera, de acuerdo a datos del banco central divulgados el viernes.

Brasil reportó un déficit de cuenta corriente de US$3.076 millones en septiembre, por encima de la brecha de US$2.487 millones reportada en agosto y del saldo negativo de US$2.300 millones previsto por economistas el mes pasado.

El país sudamericano atrajo 6.037 millones de dólares en inversión extranjera directa el mes pasado, un monto superior a los US$5.246 millones de agosto, agregó el Banco Central.

Pese al incremento mensual, el déficit de cuenta corriente declinó en el equivalente porcentual al Producto Interno Bruto (PIB) en los 12 meses hasta septiembre. La cifra se situó en el 4,18% del PIB, por debajo del 4,34% el mes previo.

Un real brasileño más débil está ayudando a los exportadores y ha reducido las importaciones, mejorando la balanza comercial del país, que en el 2014 registró su primer déficit en 14 años.

La moneda brasileña se ha depreciado más de un 30 por ciento este año a un mínimo récord de más de 4 reales por dólar, ante el nerviosismo de los inversores por la elevada deuda del país.