La inversión extranjera neta que recibió Colombia entre enero y mayo se contrajo un 33,9% frente a igual lapso del año pasado debido a un menor apetito por portafolios de activos locales, así como una reducción en el sector petrolero y minero, revelaron el martes cifras preliminares del Banco Central.

De acuerdo con los datos de la balanza cambiaria, en los primeros cinco primeros meses del año el país recibió un neto de US$7.136 millones, en comparación con los US$10.800 millones en el mismo periodo del 2014.

De ese total, la inversión extranjera directa cayó un 13,9% entre enero y mayo a US$5.687 millones, al tiempo que la destinada a portafolios financieros se desplomó un 56,9% a US$1.948,7 millones.

Las cifras respaldan la recomposición de los negocios de los inversores en medio de la caída de los precios internacionales del crudo, así como el ajuste de sus carteras de cara al próximo incremento de las tasas de interés en Estados Unidos dentro de su proceso de normalización monetaria.

En la misma línea, la inversión foránea en petróleo y minería disminuyó un 19,9% entre enero y mayo a US$4.409 millones, con respecto al mismo lapso del año previo.

En contraste, la inversión extranjera en el resto de sectores de la economía aumentó un 16% a US$1.277,8 millones en el periodo analizado.

Solo en mayo, la inversión extranjera neta en la cuarta economía de América Latina descendió un 32,2% a US$1.499 millones contra el mismo mes del año anterior.

Aunque en mayo la inversión extranjera directa subió un 1,40% a US$1.265 millones la de portafolio se contrajo un 62,6% a US$381,4 millones.