Río de Janeiro. Las inversiones en Brasil crecieron un 4,3% en el primer semestre del año, pese al descenso de un 0,9% en el segundo trimestre, informó el gubernamental Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA, en portugués).

El Indicador de Formación Bruta de Capital Fijo, que mide el nivel de las inversiones en Brasil, aumentó un 9,4% en junio, lo cual compensó el descenso de 10,4% registrado en mayo y que provocó la retracción del 0,9% en el segundo trimestre, debido a la huelga de transportistas contra el aumento de combustibles.

Pese a la contracción en el segundo trimestre, en comparación con los primeros tres meses del año, las inversiones aumentaron un 5,1% de abril a junio en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Con ello, las inversiones crecieron un 2,9% en los últimos 12 meses hasta junio.

Entre los componentes del indicador, destacó el crecimiento del 2,3% en el segundo trimestre en el consumo de máquinas y equipamientos, según el IPEA.

El indicador de la construcción civil, que mide el aumento de bienes de capital de las empresas que sirven para producir otros bienes, se contrajo un 3,4% en el trimestre y permanece con una disminución de un 0,8% en el acumulado del año y de un 1,3% en el acumulado de los últimos 12 meses hasta junio.

El aumento de las inversiones debe ayudar a una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) brasileño este año, que aumentó un 0,4% en el primer trimestre del año y que según el mercado financiero, debe crecer un 1,5% este año, mientras que el gobierno espera un avance de un 1,6%.