Durante los primeros tres meses de este año, las inversiones extranjeras en Bolivia totalizaron US$45 millones, US$148 millones menos que las inversiones registradas en igual período de 2009.

La información, de acuerdo a Datos del Banco Central de Bolivia (BCB) y del Instituto Nacional de Estadística (INE), confirma una sostenida baja de inversiones foráneas en el país y según especialistas, responde a procesos de nacionalizaciones de empresas y la ausencia de reglas claras para invertir en el país, entre otros factores.

Así explica Waldo López, analista económico, la situación de la caída de inversiones extranjeras, sosteniendo que las autoridades bolivianas “tienen fobia” a capitales extranjeros, de acuerdo a El Diario de Bolivia.

Otro analista, Luis Ballivián, afirmó que la caída de las inversiones externas se da por la incertidumbre jurídica a raíz de las nacionalizaciones de empresas que ejecutó la administración de Evo Morales.

Ballivián, en esa línea, sostiene que existe un deterioro del clima para la inversión en Bolivia, debido a que las autoridades han priorizado la agenda política y ha postergado leyes económicas como la de hidrocarburos, el código de comercio y la reforma laboral.

Otro punto relevante para el experto es relacionado a los mercados externos, ya que a su juicio la crisis de Europa aún no se supera y la falta de consenso en la Cumbre del Grupo de los 20 (G-20) dificulta la inversión.

El analista afirmó que el capital externo tiene importancia para el crecimiento económico del país porque no ha podido ser reemplazada por la inversión pública, que tiene problemas de ejecución, ni por inversiones privadas, que se ha estancado.

Por eso, la  Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), manifestó que la falta de reglas claras del gobierno no incentiva las  inversiones y proyecto una caída de 12% en términos anuales.