Buenos Aires. La incertidumbre sobre la política macroeconómica argentina y sus perspectivas son los principales aspectos que podrían ser limitantes para nuevas inversiones en el país, reveló este viernes un sondeo entre ejecutivos de empresas.

El relevamiento estimó que las acciones gubernamentales de corto plazo que pueden favorecer un aumento de las inversiones son un mejor clima de negocios, con 44% del muestreo; incentivos fiscales, con 31%; e incentivos al consumo, con 15%.

La encuesta mostró "un moderado optimismo de los empresarios en el corto plazo. Sin embargo, la perspectiva del crecimiento futuro depende de inversiones estructurales asociadas a un mejor clima de negocios y a brindar un marco regulatorio estable", dijo al presentar el sondeo Ernesto San Gil, socio de Ernst & Young Argentina.

En relación a los obstáculos que se le presentan a las empresas en el sistema financiero local para financiar sus proyectos, 33% de los ejecutivos consultados destacó el descalce en los plazos ofrecidos en comparación a los necesarios para el negocio y 24% se refirió a la ausencia de volumen prestable.

El 64% de los encuestados espera que la rentabilidad de sus compañías aumente hasta 20% en 2012.

En relación con el objetivo de la inversión para el año próximo 67% de los encuestados dijo que destinará fondos a activos fijos, 22% a capital de trabajo, 7% a adquisiciones y 4% a reestructuraciones.

Los proyectos de inversión previstos para el 2012 son principalmente medianos y pequeños y muestran períodos de repago razonablemente cortos, mostró el sondeo.

La economía argentina crecería 5,1% en 2012, según la previsión del gobierno plasmada en el proyecto de presupuesto.

La encuesta se realizó en Buenos Aires entre el 16 de agosto y el 16 de septiembre y no fue divulgada la cantidad de entrevistados.