Pasar al contenido principal
Inversores externos están al acecho de nueva emisión de deuda del Uruguay
Lunes, Agosto 6, 2012 - 13:36

El gobierno uruguayo iniciará el 21 de agosto un programa de emisiones en moneda local que busca reforzar el mercado doméstico de deuda.

Los inversores locales e internacionales esperan con entusiasmo el inicio de las nuevas emisiones domésticas por parte del Estado uruguayo, en un contexto de revitalizada demanda de la deuda soberana del país que llevó los precios a máximos históricos.

El gobierno uruguayo iniciará el 21 de agosto un programa de emisiones en moneda local que busca reforzar el mercado doméstico de deuda, que resulta cada vez más atractivo para agentes del exterior que buscan rentabilidad fuera de las tasas cercanas a cero de Estados Unidos, los riesgos elevados de Europa y la reducción de los intereses de los títulos brasileños.

"El anuncio del programa de emisión hizo todavía más atractiva la deuda doméstica para los extranjeros", dijo a El Observador el analista financiero Andrés Escardó. Según sostuvo, entre las gestiones que realizó el gobierno para promocionar la deuda soberana y el grado inversor otorgado la semana pasada por Moody´s, "la atención está puesta en la emisión y va a haber una fuerte demanda".

De hecho, la consultora argentina Research for Traders, especializada en realizar análisis para operadores financieros de todo el mundo, hizo foco la semana pasada en Uruguay en un informe para suscriptores al que accedió El Observador. Al analizar la emisión anunciada por el gobierno señalan que se trata de "una novedad que impactará positivamente en los bonos de Uruguay", principalmente por su objetivo de "incrementar la eficiencia del mercado de títulos públicos en el país y proporcionar una base sólida para el desarrollo del mercado financiero".

Operadores bancarios de instituciones relevantes en la plaza local confirmaron a El Observador que existe una importante expectativa de los clientes en el exterior.

xxx

La concentración de las emisiones en tres bonos permitirá, según los expertos, reducir una de las grandes debilidades de la plaza uruguaya: la falta de liquidez. Según Escardó, "en un mercado fraccionado, cuando un agente quiere deshacerse de un título, no encuentra mercado para venderlo". Al generar títulos de referencia con un importante circulante -se espera que los títulos alcancen un principal equivalente a entre US$ 400 millones y US$ 500 millones según el activo-, la competencia en el mercado permitirá generar precios que reflejen el interés real de los inversores para cada duración.

El clima es óptimo para emitir en la plaza local. Según señaló el presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara, en una conferencia realizada a fines de julio organizada por la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM), "Brasil dejó de ser la aspiradora de capitales de la región". Una persistente baja de la tasa de referencia en el vecino país redujo su atractivo para los capitales del mundo y hoy las miradas de los inversores se dirigen a Uruguay, entre otros emergentes.

El problema es que en la plaza local, con poco se mueve mucho. El tamaño de la operativa diaria lleva a que una compra puntual de activos en moneda local por parte de inversores extranjeros mueva el mercado de divisas. Según Bergara, "eso genera un desafío de política monetaria".

El martes pasado la calificadora Moody´s se sumó a Standard & Poor´s y le dio a Uruguay el grado inversor. Ya el viernes, los títulos uruguayos rompían todos sus récords. El riesgo país medido a través del índice UBI de República AFAP, alcanzó niveles mínimos desde abril de 1998, mientras que el índice Ibvmbg de bonos globales de la Bolsa de Valores de Montevideo (BVM) marcó un máximo de precios desde su creación en enero de 2008. El dólar, en tanto, bajó 3% en la semana, atribuido al ingreso de divisas para posicionarse en deuda local.

Autores

OBSERVA.COM