Invoiceware International, la mayor empresa de facturacion electrónica y cumplimiento regulatorio online de América Latina, comenzará a ofrecer servicios financieros a sus clientes por medio de un sistema de factoring o conversión de ingresos futuros en valores transables.

La información fue entregada a AméricaEconomía en conversación telefónica por el vicepresidente de estrategia de productos y marketing de Invoiceware, Steve Sprague. El primer país donde se ofrecerá la nueva opción de financiamientomo será México y luego en Chile, Brasil y Colombia.

Invoiceware tiene operaciones en Brasil, México, Colombia, Argentina, Chile, Perú, Ecuador y Uruguay. El primer país donde empezó a ofrecer servicios de facturación electrónica fue Brasil, que tiene el código tributario más complicado de la región y, según algunas opiniones, del mundo. Brasil fue uno de los primeros países en hacer obligatoria la facturación electrónica para facilitar la fiscalización trbutaria y pronto hicieron lo mismo los países de América Latina.

Su experiencia exitosa en Brasil le permitió a Invoiceware entrar a los otros países de la región a medida que fueron haciendo obligatoria la facturación electrónica. La tendencia, en la que América Latina ha sido pionera, ha comenzado a entrar ahora en Europa. "Está sucediendo en Francia, España y Prtugal y ya se aprobó en Turquía", dijo Sprague. "Es una tendencia que empezó en América Latina y se está volviendo global". 

Hay buenas razones para ello. Los gobiernos establecen la facturación electrónica porque les permite aumentar la recaudación tributaria.  Pero las empresas han descubierto que al implementar el sistema de cumplimiento obligatrio fiscal por vía electrónica han tenido un notable aumento en la productividad por empleado, eficiencia en la cadena de suministro y optimización del flujo de caja.

La facturación electrónica es un negocio nuevo, pero la nueva línea de actividad de Invoiceware, la securitización de flujos futuros, no lo es. Las empresas cuyos ingresos son cuentas por cobrar predecibles en monto y en periodicidad, como las telefónicas o las empresas de abastecimiento de electricidad, gas y agua, desde hace mucho tiempo consiguen financiamiento de esta manera, convirtiendo sus cuentas por cobrar en garantías para conseguir créditos o emitir bonos en el mercado de valores. 

La nueva línea de negocios de Invoiceware dará acceso a este sistema de financiamiento a empresas cuyos ingresos futuros son menos regulares y menos fáciles de predecir, pero el procesamiento electrónico de todas las facturas y boletas de una empresa , y la posibilidad de consolidar esa información por montos, zona geográfica, mes del año, día de la semana, tipo de producto y otras categorías, permite hacer estimaciones mucho más acertadas sobre los ingresos y gastos futuros de  los clientes de Invoiceware.

Y no se trata de clientes pequeños. Coca Cola. Siemens, Mitsubishi Electric, Philips, Oneida, Pfizer y Brown-Forman usan las soluciones de Invoiceware en varios países de la región.

A eso se suma la sinergia que se ha dado luego de la compra de Invoiceware por parte de la gigante global de determinación y cumplimiento de impuestos Sovos Compliance. Sovos compró Invoiceware en julio de 2016 por un monto que no ha sido revelado. La fusión de ambas empresas permitirá ofrecer el doble servicio de facturación electrónica y determinación de impuestos, de modo que el servicio de financiamiento por factoring será posible por la optimización de flujo de caja y mayor productividad que ofrece Invoiceware y la optimizacioón tributaria que permiten las soluciones de Sovos.