El gobierno irlandés anunció este martes que someterá a referendo el nuevo pacto fiscal para imponer una mayor disciplina presupuestaria y fiscal entre los países que usan el euro.

El primer ministro Enda Kenny dijo ante el Parlamento que los asesores legales del gobierno afirman que la ratificación del nuevo tratado por parte de Irlanda debe ser sometido a una consulta popular.

"El gobierno decidió celebrar un referendo sobre este asunto en el cual se le pedirá al pueblo de Irlanda que dé su autorización a la ratificación de este tratado", dijo Kenny, citado por la cadena de noticias BBC.

No quedó inmediatamente claro en qué fecha será la consulta.

Irlanda fue ya varias veces un obstáculo importante a la hora de poder implementar acuerdos comunitarios previos, ya que, a diferencia de otros socios de la Unión Europea (UE), acostumbra celebrar consultas populares sobre estas cuestiones.

Los irlandeses rechazaron en referendos dos tratados de la UE en 2001 y 2008, lo que demoró años su ratificación.

En ambos casos, el gobierno celebró sendos referendos adicionales en lo que triunfó la opinión favorable a los tratados.

En medio de la crisis financiera de la eurozona, 25 de los 27 líderes de la UE acordaron en una cumbre el mes pasado firmar un pacto fiscal que incluye la obligación de que cada nación tenga presupuestos equilibrados so pena de sanciones automáticas.

El Reino Unido rechazó formar parte del nuevo pacto la primera vez que se anunció, en una cumbre en diciembre.

La República Checa dijo el mes pasado que tampoco lo firmará.