Dublín/Berlín. Irlanda dijo este domingo que no necesitaba ni estaba discutiendo ayuda financiera de la Unión Europea y negó reportes de que la UE la esté presionando para aceptar fondos de emergencia.

Fuentes de la UE dijeron durante los últimos dos días que había negociaciones encaminadas sobre posible ayuda y que era improbable que Irlanda resista sin asistencia.

El bloque está deseoso de que Irlanda acepte ayuda, dijeron fuentes, para evitar un escenario similar al visto en Grecia, donde los problemas de presupuesto de un país llevaron a toda la zona euro a una crisis.

El ministro irlandés de Empresas, Comercio e Innovación, Batt O'Keeffe, dijo a la emisora nacional RTE que Irlanda no era como Grecia, tenía fondos hasta mediados del 2011 y que no discutía ningún paquete de rescate con la Unión Europea.

"No, no ha surgido. Tenemos plena confianza de que seremos capaces de manejar esta economía", dijo. "Ha sido una soberanía ganada muy duramente por este país y este gobierno no va a ceder esa soberanía a nadie", agregó.

Luego señaló que el Fondo Monetario Internacional había declarado que cree que Irlanda podría manejarse sola.

Alemania, principal pagador de la UE, dijo que no ejercía presión sobre Irlanda para que acepte ayuda.

Fuentes de la UE dijeron que el rango de ayuda en discusión era de 45.000-90.000 millones de euros (US$63.000-123.000 millones), dependiendo de si Irlanda requería de ayuda para su sector bancario, llevado a la deuda por la crisis financiera y la caída del mercado inmobiliario.

Tal ayuda, si fuera necesaria, podría provenir de un mecanismo inicial de rescate de la UE o de los 440.000 millones de euros (US$602.227 millones) de la Facilidad para la Estabilidad Financiera Europea (EFSF por su sigla en inglés), establecida después que Grecia se vio forzada a buscar ayuda en mayo.

La fuente dijo que Dublín no estaba ávida de solicitar fondos de emergencia, pero que puede no tener opción si vuelve a ser atacada en los mercados financieros.