Irlanda sigue encaminada a respaldar el nuevo tratado fiscal europeo en un referéndum que se realizará en mayo, según mostró el sábado una encuesta, días después de que el ministro de Finanzas recordara a los votantes que un posible rechazo podría bloquear el acceso al fondo de rescate europeo.

Alrededor del 47% de los votantes irlandeses apoyaría el plan liderado por Alemania para tener una disciplina presupuestaria más estricta, según el sondeo de Sunday Business Post/Red C, dos puntos porcentuales menos que en una encuesta realizada por el misma empresa el mes pasado.

El 35% de los votantes dijo estar en contra del plan y un 18% se mostró indeciso. El referéndum se realizará el 31 de mayo.

Según el texto del tratado, un voto "no" le impediría a Irlanda acceder a una financiación adicional del nuevo fondo de rescate de la Unión Europea, una vital "póliza de seguro" en su intento de volver a lograr préstamos internacionales en los próximos 12 meses.

El ministro de Finanzas de Irlanda, Michael Noonan, advirtió a los votantes el jueves que un rechazo del tratado sería un "salto hacia lo desconocido", el cual el país no podía permitirse.

Los partidarios del tratado, entre ellos los tres partidos políticos más grandes, junto a grupos que representan a los empresarios y los agricultores, sufrieron un duro golpe esta semana cuando una agrupación que reúne a sindicatos dijo que no apoyará el pacto.

Sin embargo, el Congreso de Sindicatos Irlandeses (ICTU, por sus siglas en inglés), el principal grupo de trabajadores del país, se ha mostrado reacio a llamar a un "no" por el posible impacto que esto tendría.

Los irlandeses han rechazado en dos ocasiones complejos tratados europeos en referéndums, en parte debido a las advertencias de grupos de presión respecto a que un voto afirmativo podría socavar la neutralidad de Irlanda.

El tratado requiere la aprobación de sólo 12 de los 17 países de la zona euro para su ratificación, aunque un rechazo irlandés socavaría uno de los principales de planes de Europa para superar su crisis de deuda, que ahora se extiende desde España a Holanda.