El reparto de dinero de la Entidad Binacional Itaipú, que tanto criticaron las actuales autoridades del gobierno a sus antecesores, los colorados, se repite sin ningún rubor con el presidente Fernando Lugo.

Según datos de la asesoría de responsabilidad social de la entidad, la institución tiene previsto para este año invertir US$50.013.423 en diversos “programas sociales”, entre los cuales no se menciona ninguna obra en infraestructura y menos de envergadura.

Los ítems 0298, que corresponden a desarrollo rural sustentable, y 0277 caminos para todo tiempo, no tienen fondos destinados. La asesoría de responsabilidad maneja un monto de US$24.992.139.

A estos se deben sumar US$11.242.530, que figuran como “apoyo a la educación, US$9.180.000 para “sustentabilidad social y regional”; otros US$2.775.000 para programa de “protección a la niñez y la adolescencia; y US$1.025.000 para “sustentabilidad de segmentos vulnerables”, sólo por citar algunos.

Casi la totalidad de los US$50 millones ya están comprometidos. Sólo restan US$ 842.125 que no están asignados aún.

Aprobaron US$ 7.500.000. A los US$50 millones, ahora se deben sumar US$7.500.000, aprobados la semana pasada para atender una “emergencia alimentaria” decretada por el presidente Lugo en enero, y que feneció en abril.

El director de la entidad, Efraín Enríquez Gamón, había justificado esta asignación señalando que la emergencia alimentaria no tiene nada que ver con un año electoral. La semana pasada, campesinos liderados por Luis Aguayo cerraron rutas para forzar esta aprobación.

El reparto de dinero. El Poder Ejecutivo busca reglamentar el uso de unos US$360 millones anuales extras que recibirá de Itaipú.

Un proyecto en estudio en el Senado propone un esquema de distribución de recursos dividido en tres grupos. A la Administración Central el 60%, a los gobiernos departamentales y municipales el 30 %, y el 10 % restante iría a un Fondo de Estabilización Económica para hacer frente a eventuales situaciones de crisis.