Roma. El primer ministro italiano, Mario Monti, prometió este martes que buscará concretar una acción conjunta de los países de la Unión Europea sobre la deuda, declaraciones que podrían generar una confrontación con Alemania, que se ha negado a compartir la carga de deuda con otros países.

Monti, quien habló en el Parlamento italiano antes de una cumbre de la UE a realizarse este jueves y viernes, reiteró su llamado a instaurar más medidas de crecimiento para complementar la disciplina presupuestaria exigida a los países que luchan por reconstruir sus finanzas públicas.

"Las soluciones comunes son necesarias en Europa para impedir que algunos estados miembros caigan en una trampa de recesión, en la cual la austeridad reduce el crecimiento y aumenta la deuda, haciendo que más recortes sean necesarios y generando una reducción de la demanda", dijo.

Hablando un día antes de una reunión en París entre la canciller alemana, Angela Merkel y el presidente francés, François Hollande, Monti dijo que un acuerdo entre Francia y Alemania era necesario pero no suficiente.

"Hemos visto que los recientes acuerdos anteriores entre Francia y Alemania no fueron en la dirección correcta", dijo el primer ministro italiano.

Monti declaró que no aprobará necesariamente las conclusiones alcanzadas en la cumbre de la UE, que debería trazar el futuro del euro, sino que luchará por medidas concretas para ayudar al crecimiento y contener las turbulencias del mercado.

El ex comisario europeo sostuvo que repetirá su llamado para que el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), los dos fondos creados para ofrecer un cortafuegos a la propagación de la crisis de deuda, sean utilizados para ayudar a aliviar la presión sobre la deuda italiana.

Los costos del endeudamiento italiano han aumentado considerablemente debido a las preocupaciones sobre la estabilidad de los bancos españoles y a la propia deuda pública de Italia de 1.950 millones de euros, aspectos que han incrementado los temores sobre el futuro del euro.

Los rendimientos de los bonos italianos a 10 años han subido más allá del 6 por ciento, un nivel que usualmente se considera insostenible en el largo plazo.

"Italia puede permitirse hoy en día y debe pedir un mecanismo que no sea aplicable a los países que necesitan ayuda porque no pueden manejar las cosas, sino a aquellos que han respetado plenamente sus obligaciones con respecto a las finanzas públicas", dijo.

La propuesta se ha topado con la férrea oposición de Alemania, la mayor economía de la Unión Europea y principal pagador del bloque, y ha sido rechazada por Jens Weidmann, el poderoso jefe del banco central alemán, el Bundesbank.

Merkel dijo el martes que mientras ella viva Europa no compartirá las cargas de la deuda, según fuentes.