Italia ha recaudado más de 9.500 millones de euros (US$11.700 millones) en lo que va del 2012 con un impuesto a los bienes raíces introducido como parte de una serie de medidas presupuestarias de emergencia, y está encaminada a cumplir su meta para este año, dijo el sábado el Ministerio de Economía.

El primer ministro italiano, Mario Monti, anunció en diciembre el nuevo impuesto a los bienes raíces, junto con una serie de alzas tributarias, recortes en el gasto y reformas de pensiones que conforman un paquete de medidas de austeridad que buscan impulsar las alicaídas finanzas públicas de Italia.

Tras finalizar en junio una fecha límite para hacer un primer balance del arancel, el Ministerio de Economía dijo que el impuesto ha permitido recaudar un total de 9.550 millones de euros. Unos 23,8 millones de contribuyentes pagaron un promedio de casi 400 euros, explicó.

Los resultados del primer semestre del año sugieren que el Gobierno cumplirá con una meta de recaudación de 20.100 millones de euros para fines del 2012, dijo el ministerio.

El arancel se aplica desde la primera vivienda comprada por una persona, reintroduciendo un impuesto similar que fue abolido

durante la era del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, quien renunció en noviembre en medio de un alza en el rendimiento de los bonos italianos y de una amenazante crisis de deuda.

El impuesto ha estado entre las medidas más impopulares adoptadas por el Gobierno de Monti y se suma a la presión sobre las familias italianas que ya luchan con la recesión, el alto nivel de desempleo y un estancamiento en el aumento salarial.

El Ministerio de Economía dijo en un documento por separado el sábado que el total recaudado por el impuesto al valor agregado entre enero y mayo del 2012 se redujo en un 1,1% respecto a igual periodo del año previo.

Italia elevó el impuesto al valor agregado a un 21%, desde un 20% en septiembre el 2011, pero el ministerio dijo que el estancamiento en la demanda doméstica alentó el declive del monto recaudado.

La confianza del consumidor italiano alcanzó su menor nivel en casi 16 años en junio y el ingreso disponible real de las familias italianas se encuentra ahora por debajo de sus niveles de hace 20 años, según la oficina nacional de estadísticas

Los ingresos totales por impuestos entre enero y mayo del 2012 aumentaron un 2,5% respecto a los primeros cinco meses del 2011, pese a las difíciles condiciones económicas, agregó el ministerio.